12/4/15

Viajando - CONOCIENDO CANTABRIA (II)

Muy buenas!
¿Qué tal? Ya es domingo y una vez mas por aquí me tenéis ;)

Como veis es el segundo volúmen de mi mini viaje a Cantabria, si no has leído la primera parte te aconsejo que lo hagas ya que verás lugares y detalles de esta tierra que quizá no conocías.

Comenzamos el segundo día del viaje despertando en nuestra habitación en el pueblo de Tama.
Tras un desayuno buffet genial, nos pusimos en marcha con el coche camino a nuestra cita en el balneario de La Hermida, situado en mitad del desfiladero de La Hermida.

 Hotel Balneario La Hermida (exterior)

Teníamos hora a las 11:30 de la mañana pero entramos un pelin antes para cambiarnos y todo eso.
Nos pusimos nuestros bañadores, gorrito y chanclas y entramos en el recinto del balneario (también es hotel).
No había mucha gente, algún grupo pequeño de personas mayores pero nada mas; nosotros bajamos la media de edad en cuanto entramos XD
El circuito era grande, hubo detalles que no me gustaron pero ya comentaré esto en otro post como ya dije en el primer volumen.


Una de las razones por las que elegí este balneario era por el origen de sus aguas. Son mineromedicinales que provienen de tres manantiales, son aguas hipertermales cloruro-sódicas muy mineralizadas, por lo que me venían super bien para la piel, y ante todo para el rostro y el tema del acné.
Todo era muy relajante, haciendo contrastes de frío y calor. Pero sin duda la parte que mas me gusto de todas, fue esta zona que veis a continuación. 


La piscina comunicaba con el exterior y se podía ver como bajaba el agua del manantial sin pasar por ninguna depuradora ni nada, era el agua totalmente pura en contacto con mi piel. Se podía respirar  el aire exterior, ya que no estaba techado, era una parte única y para mi la mejor. 
Ponía mis manos bajo el chorro que caía directamente de la montaña y me echaba el agua en la cara todo el rato jejeje :P
Tras relajarnos durante una hora y veinte minutos, nos duchamos nos preparamos y rumbo nuevamente con el coche. Esta vez hasta Fuente Dé, al teleférico para subir a plenas montañas de Picos de Europa.
Cuando comenzó el día estaba nublado, pero al salir del balneario despejó y salió el sol por lo que aprovechamos sin dudarlo para subir.
Serían las 14:15 mas o menos cuando llegamos al teleférico. El entorno era inmejorable, no había nadie, solo un matrimonio con sus dos hijas pequeñas y tres montañeros de allí.
Aún había nieve por los aparcamientos del lugar y cargamos con mochila y cámara para subirnos.
Jamás había subido por un teleférico, y menos a tanta altura. La verdad que me lo pensé un poco antes de subirme a la cabina porque la altura daba mucho respeto :P

(Antigua cabina de teleférico, esta foto la tomé desde el aparcamiento)

El teleférico comenzó a subirnos y yo al mismo tiempo que iba cagada de miedo tomaba fotos para después no arrepentirme de no hacerlas XD
(Se ven azuladas del cristal tintado de la cabina)

Cada vez estábamos mas y mas alto y hubo un momento que las nubes se nos echaron encima y no se veía nada :S

Al llegar, estuvimos asomados al mirador, que también pensé si asomarme o no, y aún así con mucho miedo :P
Las vistas eran sorprendentes y todo era precioso, no tengo palabras para describirlo.


Tras un rato de disfrutar de las vistas, entramos en las instalaciones del teleférico y fuimos al restaurante que hay dentro con menú del día y platos combinados para comer.
Pedimos un plato combinado para comer (estaba hambrienta del balneario) y las vistas que tenia mientras comía eran inmejorables, ¿no creéis? 


Después de ventilarme todo lo que tenia en el plato y una buena charla de sobremesa; salimos nuevamente afuera ya que la niebla se fue, y pudimos ver todo perfectamente. Aprovechamos para fotografiar mejor las montañas, el paisaje y hacernos fotos desde el balcón mirador.



Después de hacernos fotos y disfrutar al máximo de lo que la naturaleza nos brindaba, bajamos nuevamente por el teleférico y fuimos nuevamente al pueblecito de La Hermida a tomar un café en una terraza super coqueta y disfrutar del sol que aún estaba presente.

(vista del teleférico desde el aparcamiento, impresiona ¿verdad?)

El día fue realmente precioso, y hacia años que no me sentía tan bien y jamás había disfrutado tanto.
La verdad que me vino muy bien esta escapada para despejarme y dejar malas vibraciones atrás :)

Tras el café y charlar durante un rato, cogimos el coche y ya pusimos camino a casa. Pero no sin antes hacer una última parada en el camino de vuelta.
Pararíamos en un lugar precioso el cual para mi fue muy muy especial, pero esto lo veremos en el siguiente post, que ya será el último sobre este viajecito express :)

Espero que os haya gustado, y nos vemos en el próximo post.
Y recuerda, que también puedes encontrarme en mi canal de Youtube ;)

Un besazo enorme para todas y todos ;)






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu Comentario :)